Wednesday, November 30, 2022
HomeTravel PhotographyDescubre Melgaço, el destino de naturaleza más radical de Portugal

Descubre Melgaço, el destino de naturaleza más radical de Portugal

[ad_1]

¿Entra el norte de Portugal en tus planes viajeros? Entonces lee con atención este artículo, pues te presentamos un destino para los amantes de experiencias únicas. He aquí que ver y que hacer en Melgaço, el destino de naturaleza más radical de Portugal.

Melgaço es uno de esos lugares que se quedan en la memoria. Por sus paisajes, por la gente con corazón y alma, por los sabores genuinos y por las experiencias inolvidables que ofrece a quienes visitan el destino.

En este viaje de dos noches al destino, integrado en el viaje de prensa del evento Pegada Zero (Jornadas de Turismo de Naturaleza), conocimos un verdadero tesoro escondido, con un sinfín de atractivos que ni siquiera podíamos imaginar. 

Nada más llegar, fuimos conquistados con una magnífica acogida por parte del multigeneracional Grupo Etnográfico de la Casa del Pueblo de Melgaço. Grandes y pequeños nos mostraron lo mejor de la cultura tradicional de la región y nos trasmitieron una energía muy especial durante su acto.

Fueron dos días de gran diversión y adrenalina, pero también de contemplación y tranquilidad. Hemos enumerado las principales razones por las que no puedes perderte este destino que está justo al lado de Galicia, al otro lado del río Miño: 

1. Descubrir su naturaleza a través del turismo activo

El sol, el aire fresco, las montañas y las aguas claras, con propriedades terapéuticas como las del balneario y Termas de Melgaço , invitan a realizar actividades al aire libre y promueven la salud y el bienestar de quienes visitan la zona. En este viaje descubrimos un destino de naturaleza donde las actividades de río y montaña son las reinas.

Por primera vez hicimos barranquismo con Montes de Laboreiro, una aventura increíble en la que descendimos el río Varziela superando diferentes obstáculos, entre ellos rappel y algún que otro salto al agua desde diferentes alturas.

Fue muy divertido, es una actividad que se puede hacer en familia (con niños mayores de 6 años) y además los guías de la actividad se encargaron del reportaje fotográfico de la misma para que no nos perdiésemos nada.

También hicimos rafting, hidrospeed, piragüismo y paddle con Melgaço Radical, Melgaço White Water y el IPVC (Instituto Politécnico de Viana do Castelo). La cercanía de los monitores te hará sentir como en casa desde el primer momento. Así que recomendamos encarecidamente que pruebes alguna de estas experiencias poniéndose en contacto directamente con estas empresas. 

Por otro lado, Melgaço es un verdadero bastión de la sostenibilidad, una de las cosas que más nos gustó de esta visita.

El territorio está certificado como destino turístico sostenible, según las normas internacionales del GSTC (Consejo International de Turismo Sostenible) y para marcar este importante hito, fuimos invitados a inaugurar el Bosque de la Fama Sostenible de Melgaço, con la plantación de un roble. En este espacio los visitantes podrán contribuir con su huella positiva al desarrollo sostenible del destino. 

2. Degustar la gastronomía de la zona

Mientras exploramos la naturaleza y la historia, aprovechamos para descubrir lo mejor de la gastronomía native, los usos y costumbres que dan a los productos su irresistible sabor.

Como es el caso de el cabrito al horno, uno de los platos más característicos de la región que saboreamos en el Miradouro do Castelo, situado en Castro Laboreiro. Además de ofrecer un almuerzo exquisito, este restaurante tiene una arquitectura increíble con vistas que nos hacen sentir en plena naturaleza.

Además del cabrito no podíamos dejar de probar los platos tradicionales de bacalao y posta (ternera) que saboreamos en la Tasquinha da Portela de Paderne.

Allí encontramos un ambiente acquainted, con decoración rústica y comida casera, que hicieron que la comida fuera aún más deliciosa. 

3. Conocer la historia a través de experiencias únicas

Melgaço cuenta con un patrimonio histórico inigualable desde épocas prehistóricas hasta la actualidad. Tierra fronteriza a caballo entre España y Portugal en su extremo más setentrional, Melgaço es muy rica en tradiciones, historia, cuentos, leyendas, testimonios de experiencias pasadas y vivencias únicas. 

Con algo de esfuerzo, pero siempre buen humor, hicimos la subida al Castillo de Castro Laboreiro, en compañía de Simply Natur. Con ellos, conocimos datos increíbles sobre la flora native y sus múltiples posibles usos, desde tés hasta galletas, quesos y dulces, en una experiencia cultural y sensorial altamente recomendada.

También fue en esta tierra única donde pudimos convivir con las abejas. Sí, eso es, vivir con abejas sin que te piquen. Parece imposible, pero no lo es. Las abejas Buckfast de Paulo son extremadamente pacíficas y, quienes se atreven a tenerlas entre las manos, podrán vivir la insólita experiencia de sentir sus pequeñas e inquietas alas en la piel sin sufrir su aguijón.

Esta visita incluyó también una degustación de miel, extraída directamente del panal, así como de bucho doce, una especialidad melgacense, que marida perfectamente con la miel. ¡Deliciosa miel y memorable experiencia!

Y ya que hablamos de experiencias insólitas, no podemos dejar de incluir la quesería o quejaría Prados de Melgaço, que, además de producir un delicioso queso, trata a sus cabras – que pueden ser visitadas – de una forma muy peculiar: los animales se pasan el día recibiendo masajes al son de la música clásica. Son, lo que podríamos denominar, cabras felices.

Y esto, como no podía ser de otra forma, repercute en el producto.

4. Degustar el vino Alvarinho

Los vinos de la variedad Alvarinho, de la subregión de Monção e Melgaço, tienen características únicas que los diferencian de todos los demás producidos en Portugal y en el mundo.

A lo largo de nuestra estancia, tuvimos la oportunidad de degustar varios platos con este vino vigoroso y de fuerte temperamento, destacando la degustación del vino Soalheiro, que este año celebra su 40º aniversario.

La finca es un espacio increíble, con un ambiente acquainted, donde nos presentaron algunos de los mejores vinos que produce la región, armonizados con el sabroso ahumado de Quinta de Folga.

 

En definitiva, Melgaço es un destino para todos los públicos, que se puede vivir en familia, como fue nuestro caso, con amigos o en solitario. En dos días, tuvimos la oportunidad de conocer gran parte del territorio, y nos llevamos momentos inolvidables y la amabilidad de sus gentes en el corazón. ¡Volveremos!

 




[ad_2]

RELATED ARTICLES

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Most Popular

Recent Comments